La educación física se puede definir como la educación integral del individuo a través del movimiento. La práctica deportiva actúa como medicina preventiva, ya que disminuye el riesgo de aparición de ciertas enfermedades (hipertensión, cardiopatía, osteoporosis, entre otras); es decir, incide positivamente sobre el bienestar mental y físico, lo que redunda en mejor calidad de vida para las personas.

Como deporte se entiende el conjunto de ejercicios físicos que se presentan en forma de juegos, individuales o colectivos, y que se practican con la observación de ciertas reglas. La iniciación deportiva se orienta hacia una triple dimensión: educativa, recreativa y de rendimiento, aunque los valores educativos deben prevalecer en los tres ámbitos.

Deportes para la salud física y mental de los niños. Si crea en sus hijos el habito de practicar algún deporte desde la primera infancia, puede que ahorre problemas cuando ingresen en la etapa de la adolescencia. El deporte ayuda a los niños a desarrollarse física y mentalmente, a estar sanos y a relacionarse de una forma saludable con otros niños. Estar en forma es estar sanos. Y esta es una regla general.

Del mismo modo que los adultos, los niños deben encontrar y practicar un deporte que les guste. Al principio puede costarles iniciarse y seguir el ritmo, pero si cuenta con el apoyo, la determinación y la seguridad de los padres, todo caminará. Los más pequeños deben realizar algún ejercicio que a la vez que los fortalezca, los divierta. El deporte no sólo favorece la salud física sino también la mental.

Su práctica puede ayudar a los niños a aumentar su autoestima, superar miedos y temores; es decir, a tener más confianza en sí mismo, a relacionarse mejor con los demás, e incluso a superar enfermedades como el asma.

Según Oscar Crespo, licenciado en Educación Física y Director del Polideportivo de Alpedrete (Madrid), “una actividad física adaptada puede ayudar a un niño con problemas a relacionarse mejor con su entorno y a disfrutar de su cuerpo”.

SON MUCHOS LOS BENEFICIOS QUE TRAE A LOS NIÑOS LA PRÁCTICA DE ALGÚN DEPORTE:

Lo ayuda a ingresar en la sociedad • Aprende a seguir reglas • Supera la timidez • Frena sus impulsos excesivos • Le hará mas colaborador y menos individual • Reconocer y respetar que existe alguien que sabe más que él • Aumento generalizado del movimiento coordinado • Expansiona sus posibilidades motoras • Aumenta su crecimiento • Puede corregir posibles defectos físicos • Potencia la creación y regularización de hábitos • Desarrolla su placer por el movimiento • Estimula la higiene y la salud • Le enseña a tener responsabilidades • Previene enfermedades

En síntesis, los deportes ayudan a los niños a desarrollar destrezas físicas, a socializar, a divertirse, aprender a jugar formando parte de un equipo, aprenden a jugar limpio y a mejorar su autoestima. Es importante recordar que las actitudes y el comportamiento que se les enseñe a través del deporte las mantendrán y las continuarán en su vida de adultos. Los padres deben desempeñar un papel activo ayudando al niño a desarrollar la honradez en el deporte.

El participar activamente y el hablar con sus hijos sobre sus vidas es muy importante. Estar orgullosos de sus logros, compartir cuando ganan o cuando pierden, y el hablar con ellos acerca de lo que ha sucedido ayuda a los niños a desarrollar destrezas y la capacidad para lograr éxitos en la vida. Las lecciones aprendidas por los niños mientras participan en los deportes darán forma a los valores y al comportamiento en su vida adulta.

Para ayudar a su hijo a lograr el máximo en los deportes , se necesita que usted tome parte activa; esto incluye: