El desayuno es una de las comidas más importantes, especialmente para los niños, ya que aporta la energía necesaria para que lleven a cabo las actividades matutinas. Estudios demuestran que los niños que desayunan antes de asistir a la escuela, desarrollan mejor sus capacidades intelectuales de concentración, memoria a corto plazo y en matemáticas.

Mantener un correcto patrón de alimentación influye en gran medida en el rendimiento escolar de los niños. Los niños que no desayunan provocan un desequilibrio en su patrón alimentario debido a la ausencia de los nutrientes básicos que aportan la leche, la fruta y los cereales.

Su aporte calórico debería representar el 25% del total de las calorías diarias del niño, cuando los niños omiten esta comida sufren decaimiento, falta de concentración y mal humor.

Un desayuno saludable es fundamental para un buen desempeño escolar.

Las mañanas son usualmente caóticas y siempre se está de prisa, lo cual es una de las razones por la cual los niños no se quieren desayunar. Algunas recomendaciones para asegurar que los niños se desayunen son: