La actividad física es vital para mantener una buena salud y bienestar, esto también aplica para nuestros hijos. El mantener a nuestros niños en actividades físicas ayuda a que estos puedan crear hábitos saludables en la adultez.

Ejercitarse para los niños significa jugar y estar físicamente activos. Estos pueden ejercitarse en el receso de la escuela, en clases de baile, al practicar algún deporte (jugar al baloncesto, voleibol, béisbol, futbol), montar bicicleta o patines, jugar a las escondidas, entre otros.

Los niños necesitan al menos una hora de actividades físicas al día. Los beneficios de la actividad física para los niños son:

Es imperativo que los padres estén al tanto del tiempo que sus hijos(as) le dedican a las actividades físicas y al mismo tiempo que sean un ejemplo para ellos. En la actualidad la televisión y video juegos han reemplazado el tiempo que se le dedicaba a las actividades físicas.

Algunos consejos para los padres asegurar que sus hijos se mantengan activos son:

Incorporar actividades físicas en la vida cotidiana, como caminar al colegio, subir las escaleras en vez del ascensor.

Que sus hijos practiquen diferentes actividades físicas de acuerdo a su edad. Es importante que sea divertido para ellos, esto puede asegurarnos de que querrá repetir la experiencia.

Determinar un horario regular para la actividad física. Esto implica también controlar el tiempo que sus hijos pasan frente al televisor, computadora y video juegos, lo ideal es no más de dos horas al día.

Ser un ejemplo para ellos y que todos en la familia adopten un estilo de vida más saludable.