El cinturón de seguridad es la herramienta más eficaz en la prevención de las consecuencias de accidentes de tránsito. Por ello, en muchos países, incluido el nuestro, su uso es obligatorio por ley, incluyendo el de los niños.

¿Por qué es tan importante el cinturón de seguridad?

Más allá de la obligación legal, para comprender la importancia del cinturón de seguridad es necesario saber qué ocurre dentro del vehículo durante un accidente.

Según el ingeniero electromecánico, Edgard Blanco, “al momento de un choque se producen dos impactos: el primero es el choque o colisión como tal, y el segundo, producido como reacción, es el choque de los ocupantes contra el vehículo e incluso fuera de este. Este segundo impacto es el que causa las lesiones, o la muerte”.

“Las estadísticas han demostrado que un individuo despedido fuera del vehículo tiene 5 veces más probabilidades de ser muerto que aquél que permanece en el interior del vehículo”, expone el ingeniero.

¿Por qué sucede esto?

El ingeniero Blanco explica que “al estar dentro de un vehículo, sus ocupantes se desplazan, sin sentirlo, a la misma velocidad que él. En un choque el vehículo se detiene inesperada y violentamente por el primer impacto, mientras sus ocupantes siguen “viajando” a la misma velocidad original que se desplazaban; ninguna fuerza actúa sobre ellos para detenerlos, hasta que se estrellan contra el vehículo, éste es el segundo impacto. Un golpe de este tipo yendo a sólo 50 km/hr equivale a caer de boca desde el segundo piso de un edificio.

Por estas razones, el lugar más seguro para que viajen los niños es en el asiento trasero de los vehículos sujetos a su silla, que tienen cinturones de seguridad especial para niños. Jamás trasportados en brazos o en el asiento delantero.

En caso de un accidente, un niño que esté sentado sin el debido resguardo del cinturón de seguridad puede ser expulsado del vehículo y sufrir graves lesiones, pues su cabeza y cuello en el momento de la colisión, estará sujeta a fuerzas de aceleración y desaceleración que pueden causar graves lesiones en las estructuras cerebrales, debido a la inmadurez de sus huesos y de los ligamentos del cuello.

Las sillas de seguridad ayudan a que el niño no sea lanzado del vehículo, ya que éstas absorben una parte de la fuerza del impacto al momento de un choque.

La manera en que los niños son transportados en un vehículo depende exclusivamente del adulto que le acompañe, por lo tanto: